domingo, 23 de diciembre de 2012

Infierno sostenido.

Puedo ver pero no quiero, y cuando veo no me gusta. Sí, lo sé, sé que es todo un reflejo...el problema es que ha pasado a ser lo más importante, a ser lo poco en que me fijo. Tan sólo es confusión, es reducirte a ese reflejo  es un punto en el que mirar de reojo, un único punto. No intentes entenderme, ni siquiera yo misma puedo. No lo sabes, ni lo sabrás, no has sentido lo que es, hasta entonces...
De mi depende que levantarme pese más que la caída.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada