domingo, 23 de diciembre de 2012

Emociones inagotables, manías, todas mías!

Son cosas que no cambiaría nunca por nada... Un suspiro de más, despertar con el primer rayo de sol, experimentar contigo, romper con la rutina y saber que me gusta, reírme sola durante horas, cantar a todo pulmón y admirar a cada persona de mi alrededor, hacer el ridículo por la calle y al minuto saber que soy una absurda, escuchar Pereza al máximo en escasamente 20 metros cuadrados, trasnochar, bailar, hacer fotos, pasar la noche viendo Sexo en Nueva York, sacar mi lado salvaje, dormir acompañada y sobre todo...sentir que mañana será mejor.

A día de hoy y después de saber toda esta definición sobre mí...puedes juzgarme, ¡adelante! La vergüenza me excita...y no es algo nuevo. Hagas lo que hagas, hoy nada me puede quitar esta sonrisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada