domingo, 23 de diciembre de 2012

Cosas que no pueden cambiar nunca.

10:58 a.m. Resulta genial levantarse con los rayos irrespetuosos que entran por tu ventana. Olor a café recién hecho, tostadas para desayunar, llamada telefónica para mamá, música de Jazz de papá. Y después de esto, un precioso correo mañanero...

"Mi querida Sara,

Buenos días. Así me siento yo contigo...a veces!

Te quiero."



Y así, sin más, se te permite sonreír incansablemente. Sencillamente, porque estas cosas son las que no cambiaba por nada del mundo.

Sara Reina. 
Hoy más Reina que de costumbre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada