domingo, 23 de diciembre de 2012

Parait que le bonheur est à portée de main.

Des-control. Embriagadora sensación. Me encanta, ¡coño! Es como si fuese una presión en cada resquicio de tu cuerpo, me refiero a una presión concreta, no abstracta. Es como una serpiente que no tiene cola. Sí, ¡eso es! Podemos distinguir el momento dónde empezamos a sufrirlo, podemos sentir el cosquilleo desde el último pelo de la cabeza hasta el dedo pequeño del pie. Y sin embargo no sabemos siquiera dónde puede terminar. Qué sé yo, las noches locas siempre acaban bien.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada